Los grupos educativos

0

Fragmento de la obra: Yo, Aldebarán. Una reflexión novelada acerca de la práctica docente, por Psic. Fernando Reyes Baños (2001), Editorial Sagitario.

“_Cómo les iba diciendo, daré respuesta a las preguntas que antes mencioné, y la primera que me gustaría ofrecerles es aquélla, que se refiere al significado de grupo, ¿Y qué mejor forma de entender lo que nos quiere decir esta palabra que acudiendo a su origen etimológico? Proviene del italiano groppo o gruppo, término técnico usado en bellas artes para designar a los varios individuos, pintados o esculpidos, que componen un tema. Artistas franceses como Mansard lo importaron hacia la mitad del Siglo XVII a su país de origen, donde en 1669 tuvo su primera aparición literaria en una obra de Moliere llamada Poema de Val-de-Gráce.Pronto, el vocablo se extendió al lenguaje corriente para designar un conjunto de elementos o una categoría de seres o de objetos, pero es hasta mediados del siglo XVIII cuando grupo designa en francés, una reunión de personas (Anzieu y Jacques-Ives, 1971).


Un hecho que resulta curioso es que, las lenguas antiguas no disponían de ningún término para designar una asociación de pocas personas, que persiguen objetivos comunes. En la actualidad, autores como Sherif y Sherif (1975) y Cartwright y Zander (1980) han trabajado exhaustivamente este tópico, legándonos como fruto de sus estudios diversas definiciones de grupo, algunas características que deben tener éstos para considerarlos como tales y varias formas de clasificarlos.

Fernández Prados (1999), por ejemplo, define este concepto de la siguiente manera:



"UN GRUPO CONSTA DE UN DETERMINADO NÚMERO DE MIEMBROS QUIENES, PARA ALCANZAR UN OBJETO COMÚN, SE INSCRIBEN DURANTE UN PERIODO EN UN PROCESO RELATIVAMENTE CONTINUO DE COMUNICACIÓN E INTERACCIÓN, DESARROLLANDO UN SENTIMIENTO DE SOLIDARIDAD"




Roxana Muñoz (1977, citado por Arias, 1977), por su parte, menciona que los grupos y sus miembros se caracterizan por los siguientes atributos:

· PARTICIPAR EN INTERACCIONES FRECUENTES,

· DEFINIRSE ENTRE SÍ Y SER DEFINIDOS POR OTROS COMO PERTENECIENTES A DETERMINADA COALICIÓN,

· COMPARTIR LAS MISMAS NORMAS Y CULTURA,

· ENCONTRAR LA PERTENENCIA AL GRUPO GRATIFICANTE, E

· IDENTIFICARSE ENTRE SÍ COMO RESULTADO DE BUSCAR LOS MISMOS OBJETIVOS.

En cuanto a las clasificaciones, son varias las que se han hecho hasta ahora:

GRUPOS FORMALES

- Planificados
- Racional
- Fines y necesidades de la organización
- Normas fijas e impuestas

GRUPOS INFORMALES

- Espontáneos
- Afectivo
- Fines y necesidades personales
- Normas cambiantes y acordadas

GRUPOS DE PERTENENCIA

- Grupo al que pertenecemos (no es necesaria la identificación)
- No explica necesariamente las acciones sociales de los individuos
- Coinciden en el espacio y en el tiempo todos los individuos
- Socialización normal

GRUPOS DE REFERENCIA

- Grupo al que deseamos pertenecer (identificación plena con el grupo)
- Explica las acciones sociales de los individuos
- No es necesario coincidir en el tiempo ni en el espacio
- Socialización anticipatoria

GRUPO PRIMARIO

- Número pequeño de miembros
- Relaciones: personales, directas, entre todos los miembros
- Clima afectivo (se está por afecto)
- Libre expresión de personalidad
- Ejemplos: familia, grupo de pares.

GRUPO SECUNDARIO

- Número grande de miembros
- Relaciones: impersonales, indirectas, entre algunos
- Clima aséptico (se está por interés)
- No hay expresión de personalidad
- Ejemplos: grandes empresas, sindicatos.


Centraremos nuestra atención en una clase de grupo en particular. Me refiero a los grupos de aprendizaje, que se caracterizan porque sus integrantes comparten sus ideas y sentimientos con la intención de tener un mejor entendimiento de las personas que conforman el grupo y del mundo que los rodea, en otras palabras, su finalidad es la superación del individuo en el grupo. La cuestión aquí es: ¿Son nuestros estudiantes un grupo de aprendizaje por el hecho de estar reunidos en un mismo espacio para aprender los mismos contenidos a través de métodos semejantes? Yo respondería que no necesariamente, porque puede suceder que nuestros estudiantes sean parte nada más de un conjunto o conglomerado de personas, antes que de un grupo, lo que significa que pueden estar juntos espacialmente, pero aislados cada uno en su propio mundo.

Entonces, ¿Hay condiciones para que un conglomerado se convierta en un grupo de aprendizaje? Según Zarzar Charur (1993), la respuesta a esta pregunta es afirmativa. Ellas son de acuerdo a este autor:

· QUE HAYA UN OBJETIVO COMÚN QUE SUPERE LOS INTERESES PARTICULARES Y QUE SEA ASUMIDO POR TODOS LOS PARTICIPANTES,

· QUE HAYA DISPOSICIÓN DE PARTE DE TODOS PARA TRABAJAR COOPERATIVAMENTE Y DE INTEGRARSE AL GRUPO,

· QUE HAYA REDES DE COMUNICACIÓN FLUIDAS Y LIBRES EN TODOS LOS SENTIDOS Y EN TODOS LOS NIVELES,

· QUE HAYA UN CÓDIGO COMÚN EN EL GRUPO QUE RESULTE DEL TRABAJO QUE SE REALICE DURANTE EL CURSO,

· QUE LOS PARTICIPANTES SE CONOZCAN, Y

· QUE EL GRUPO SE CORRESPONSABILICE DE SU PROPIO PROCESO DE APRENDIZAJE.

Construir estas condiciones en el grupo escolar le corresponde al maestro, quien para lograr cumplir con este objetivo deberá adquirir primero tres tipos de conocimientos, que le servirán de directrices en su labor cotidiana. El primero implica que el maestro se familiarice con la dinámica del grupo al que le va a dar clase; el segundo, que haga una revisión de las diversas funciones que a él le competen en su papel de facilitador del aprendizaje; y el tercero, que examine las técnicas grupales que puede utilizar según la etapa de desarrollo en que se encuentre el grupo. A continuación explicaré brevemente en qué consiste cada uno de estos conocimientos.

Me ocurre de vez en cuando, que algunos alumnos después de clases me sugieren aplicar dinámicas grupales en la materia que imparto. Yo les pregunto si se refieren a practicar en ellas técnicas grupales y ellos responden afirmativamente. También les pregunto algunas veces por lo que hacen otros maestros y ellos me contestan que hacen juegos divertidos de tal manera que la clase se hace más entretenida. No quisiera entrar en polémica respecto a la naturaleza de lo que hacen otros colegas, porque finalmente podríamos llegar a la conclusión de que, las técnicas que yo pongo en marcha en mis grupos resultan tan aburridas, que algunos de los estudiantes ni siquiera se dan cuenta de que están dentro de una, lo cual, sólo nos conducirá a cuestionarnos sobre el nivel de entretenimiento que tienen las actividades que organizamos para las clases. Creo que esto es muy importante, y expreso abiertamente que estoy de acuerdo con las ideas que ya se mencionaron, pero quisiera llamar la atención sobre un aspecto que permanece implícito aquí: muchas personas involucradas con nuestro medio utilizan la expresión “dinámica grupal” como sinónimo de “técnica grupal”, cuando ambos conceptos son de hecho bastante diferentes. PRESTAR ATENCIÓN A LA DINÁMICA DE UN GRUPO NO ES COSA SOLAMENTE DE APLICAR UN EJERCICIO EN CLASE Y VER QUÉ PASA, SIGNIFICA MÁS BIEN EXAMINAR EL COMPORTAMIENTO DE LOS ESTUDIANTES EN GRUPO E INTENTAR COMPRENDER LOS FACTORES QUE LO PUEDEN HACER MÁS EFECTIVO. LO QUE IMPLICA EXAMINAR ASPECTOS COMO: ESTILOS DIFERENTES DE DIRECCIÓN, PATRONES DE INFLUENCIA, NORMAS DE COMPORTAMIENTO, FORMAS DE COMUNICACIÓN Y FACTORES COMO DESENVOLTURA Y COHESIVIDAD (STANFORD, 1981). Para ello, es importante tomar en cuenta dos cosas: primero, que el comportamiento individual es el resultado de la relación que el individuo mantiene con su situación social más cercana; y segundo, que el comportamiento grupal se debe al conjunto de interacciones que se producen entre sus integrantes (Fernández, 1999). Pienso que sería bastante recomendable que los maestros intentáramos examinar la dinámica de nuestros grupos escolares, que por supuesto llegará a ser diferente en cada caso, con el objeto de organizar un plan de acción más efectivo por cuanto estaría basado en la situación real en la que se encuentran los estudiantes. Lograr una examinación exitosa demandaría por nuestra parte, aumentar nuestro involucramiento con nuestros grupales, esto es interesarnos y comprometernos más con ellos, de tal manera, que nuestras relaciones humanas y nuestro mutuo conocimiento fueran más sólidos.

El conocimiento de la dinámica de un grupo nos permite transitar hasta el saber que nos puede orientar acerca de cuándo y qué técnicas utilizar con nuestros estudiantes, lo que nos acercaría a pasos de carácter más operativo, como pueden ser: la puesta en práctica de las técnicas planeadas, la evaluación de los resultados obtenidos y las correcciones hechas al proceso para su implementación en otra ocasión, pero esta transición es exacta solamente si hacemos primero una escala en otro tipo de conocimiento, al que podríamos considerar de hecho como intermedio entre los dos mencionados con anterioridad. Me refiero al que trata de las funciones del profesor, que haya su razón de ser en la búsqueda constante por encontrar los roles más idóneos por adoptar en la actividad docente.

ESTAS FUNCIONES SON VARIAS, Y EN OPINIÓN DE ZARZAR CHARUR (1993), ES CONVENIENTE QUE EL PROFESOR LAS DISTINGA CLARAMENTE, PUES CADA UNA PERSIGUE SUS PROPIOS OBJETIVOS Y SE REALIZA DE MANERA DISTINTA. A CONTINUACIÓN EXPLICARÉ ALGUNAS DE LAS MÁS IMPORTANTES DICIENDO QUE, EL PROFESOR ACTÚA:

· COMO PLANIFICADOR CUANDO PREPARA EL SEMESTRE ESCOLAR ELABORANDO SU PLAN DE TRABAJO Y SU INSTRUMENTACIÓN DIDÁCTICA,

· COMO ORGANIZADOR CUANDO PLANTEA A LOS ALUMNOS SU METODOLOGÍA DE TRABAJO, ORGANIZA EQUIPOS, DISTRIBUYE TAREAS Y PROGRAMA ACTIVIDADES Y PRESENTACIONES,

· COMO EXPOSITOR CUANDO PRESENTA TEMAS A SUS ALUMNOS UTILIZANDO LA TÉCNICA DE LA CONFERENCIA,

· COMO ORIENTADOR CUANDO ACLARA LAS DUDAS DE SUS ALUMNOS, CUANDO LOS ASESORA EN LA REALIZACIÓN DE UN TRABAJO Y CUANDO LOS RETROALIMENTA SOBRE LAS FALLAS Y ACIERTOS QUE TUVIERON,

· COMO COORDINADOR CUANDO DIRIGE, ORIENTA Y SUPERVISA EL TRABAJO QUE REALIZAN LOS EQUIPOS O EL GRUPO EN SU TOTALIDAD, Y

· COMO MODERADOR CUANDO REALIZA UNA SESIÓN PLENARIA CON EL GRUPO: INDICA EL TEMA, LA TAREA Y LA METODOLOGÍA, DA LA PALABRA A QUIENES LA SOLICITAN, ANOTA EN EL PIZARRÓN LAS IDEAS SOBRESALIENTES, Y ANTES DE TERMINAR, SACA LAS CONCLUSIONES GENERALES A QUE SE LLEGÓ Y CLARIFICA LOS PUNTOS PENDIENTES POR DISCUTIR.

Me parece importante destacar, que las cuatro primeras funciones (planificar, organizar, exponer y orientar) son comunes a todo profesor y que la proporción en que se haga uso de cada una de éstas dependerá hasta cierto punto de la afinidad que cada uno tenga con cualquiera de las escuelas mencionadas con anterioridad: tradicional, nueva, tecnológica y crítica, mientras que las dos últimas (coordinar y moderar) son propias de la didáctica grupal, aplicable la mayoría de las veces al proceso enseñanza-aprendizaje de cualquier conjunto estudiantil.

Habiendo pasado por la revisión de estas funciones, el profesor puede pasar entonces al tercer tipo de conocimientos, que implica dos aspectos importantes a considerar: el primero se refiere a las etapas por las que idealmente atraviesa un grupo de aprendizaje; y el segundo, a las técnicas propicias para cada una de estas etapas. Nuevamente, intentaré explicar muy concretamente estos aspectos.

Según Gene Stanford (1981), el proceso por el que un conjunto de individuos (denominado por él, agregado) se convierte en un grupo eficaz de clases se llama Desarrollo de grupo, el cual, sólo se produce por intervención del profesor, cuando éste fomenta entre sus estudiantes el desarrollo colectivo.

Un agregado en el aula debe pasar por cambios sucesivos para alcanzar la etapa en la que se transforme en una unidad de trabajo productiva. La clase tiene que afrontar entonces, abierta e inmediatamente, los problemas que se le presenten y desarrollar habilidades y aptitudes para responder a ellos.

LAS ETAPAS POR LAS QUE ATRAVIESA UN GRUPO SON:

· ORIENTACIÓN. Los primeros días de clase los estudiantes están llenos de preguntas. Les preocupa principalmente cómo van a ser tratados por el profesor y sus condiscípulos. Es el momento para que el profesor se ocupe de informar a sus estudiantes sobre lo que pueden esperar de esa clase en particular y de propiciar entre ellos, el conocimiento de cada uno de los miembros del grupo,

· ESTABLECIMIENTO DE NORMAS. Semanas después de haber comenzado el curso, los estudiantes comienzan a elaborar normas, mismas que representan para ellos sus esperanzas compartidas de cómo quieren que actúen los miembros del grupo en el futuro. La intervención del profesor es pertinente durante esta etapa para orientar la elección de las normas que probablemente sean de mayor utilidad para el crecimiento del grupo. Algunos aspectos que deben ser tratados especialmente durante esta etapa son: que el grupo aprenda a tomar la responsabilidad de su propio funcionamiento, que los estudiantes se escuchen cuidadosamente y se respondan unos a otros para que no solamente haya diálogo entre los alumnos y el profesor, que los miembros del grupo cooperen entre sí en lugar de competir unos con otros, que una de las metas del grupo sea tomar decisiones por acuerdo general lo que significa que los estudiantes se esfuercen por tomar en cuenta las necesidades de todos los miembros y que los educandos afronten los problemas por los que puedan estar pasando como grupo, analizando lo que esté marchando mal, para dar solución a sus adversidades,

· ARROSTRAR CONFLICTOS. Cuando la comunicación en el grupo se hace más abierta y directa, es común que aumenten los conflictos interpersonales, es entonces cuando en lugar de suprimir los desacuerdos, el profesor debe buscar alternativas para que los estudiantes comprendan sus sentimientos y su conducta, para aprender modos más constructivos de resolver sus desavenencias,

· PRODUCTIVIDAD. Surge durante esta etapa un sentido definido de identidad colectiva y la eficiencia aumenta, tanto para la realización de la tarea escolar, como para satisfacer los requerimientos emotivos de sus miembros, en otras palabras, el agregado por fin se ha convertido en un grupo, y aunque todavía pueda padecer algunos problemas, ha aumentado su cohesión y el desarrollo de las habilidades que le permitirán resolverlos, y

· TERMINACIÓN. La vida de un grupo escolar es finita. Si la clase continuó siendo un agregado a lo largo de todo el semestre o año escolar, la terminación puede ser experimentada con alivio o indiferencia por parte de sus miembros, pero si durante ese periodo la clase se convirtió en un grupo maduro de trabajo, el hecho de haber vivido esta experiencia como algo intelectual y emotivamente estimulante, hará de la separación un acontecimiento hasta cierto punto perturbador para todos los integrantes, incluyendo al profesor, quien deberá ayudar a los estudiantes a enfrentarse a este último problema, de modo que puedan abandonar esta experiencia y pasar a otras nuevas.

Me gustaría agregar al respecto, que a pesar de que la presentación de estas etapas parezca indicar un cierto orden en sus sucesivas apariciones en los grupos, en realidad, puede suceder con bastante frecuencia que unas y otras se sobrepongan o que algunas de ellas ni siquiera se presenten, además, de que la duración de cada una variará según las características que posea el grupo que las esté viviendo y de la duración misma que tenga el curso que se imparta. Por ello, el tiempo que cada grupo demora en desarrollarse como tal puede ser considerado como relativo, y aunque me agradaría simplificar las cosas y decir que las intervenciones del profesor pueden garantizar al menos cierto orden en la presentación de cada una de las etapas, sucede también con frecuencia, que los grupos regresan a cuestiones que parecía que ya habían superado en momentos anteriores.

En cuanto a las técnicas grupales propicias para estas etapas son muchas y por su carácter operativo, tan sólo explicar las más importantes me llevaría el resto de la noche, por lo que prefiero remitir al oyente interesado a las obras de los autores que ya he mencionado a lo largo de la exposición de este tema. En lo particular, me parecen excelentes ‘Habilidades básicas para la docencia’ de Zarzar Charur y ‘Desarrollo de grupos efectivos en el aula’ de Gene Stanford, así como cualquiera de los trabajos de Arias Galicia y Panza González enfocados a la didáctica. En estos textos encontrarán una serie muy completa de técnicas grupales, los objetivos que persigue cada una, su tiempo de duración estimado, material a utilizar, características que debe tener el lugar donde se va a emplear la técnica, número apropiado de personas para cada una, así como las ventajas y desventajas de su aplicación.”

Referencias bibliográficas:

- Anzieu, Didier y Jacques-Ives, Martín. (1971). La dinámica de los grupos pequeños. Buenos Aires: Kapelusz.
- Argudín Vázquez, Y. (1990). “Métodos de enseñanza”. Rev. Didac, No. 12, México: Universidad Iberoamericana.
- Arias G., F (coordinador). (1977). Administración de recursos humanos. México: Trillas.
- Cartwright, D. y Zander A. (1980). Dinámica de grupos. México: Trillas.
- Fernández Prados, J. S. (1999). Dinámica de grupos educativos. México: Trillas.
- Pansza G., M., Pérez J., E. C. y Morano O., P. (2002). Fundamentación de la didáctica. México: Gernika.
- Sherif, M. y Sherif C. (1975). Psicología social. México: Harla
- Stanford, Gene. (1981). Desarrollo de grupos efectivos en el aula. México: Diana.
- Zarzar Charur, C. (1993). Habilidades básicas para la docencia. México: Patria.



El contenido plasmado en este blog es producto de la reflexión de su autor, de sus colaboradores y de los pensadores que en él se citan. Cualquier semejanza con la realidad o alguna ficcón literaria, televisiva, psicótica paranoide o de cualquier otra índole es mera coincidencia

Periplos en red busca crear espacios intelectuales donde los universitarios y académicos expresen sus inquietudes en torno a diferentes temas, motivo por el cual, las opiniones e ideas que expresan los autores no reflejan necesariamente las de Periplos en red , porque son responsabilidad de quienes colaboran para el blog escribiendo sus artículos.



Periplos en Red

Grab this Headline Animator

 
Ir Abajo Ir Arriba