Por el Mtro. Fernando Reyes Baños

...es mera coincidencia:


Esta es una imagen que despierta, en primera instancia, una sonrisa, pero si después de la simpática reacción que pueda producirnos pasamos a la reflexión, percatándonos de las implicaciones que tiene con la realidad que vivimos en muchas de las ciudades de nuestro mundo actual, quizá ya no nos parezca tan chistoso.

La moralera es simple: cuídense mucho, porque la inseguridad puede sorprendernos en cualquier parte, en cualquier momento y con cualquer persona; así que en momentos como éstos, cuando resulta difícil confiar en quienes se supone están para cuidarnos y que debemos estar muy atentos con cualquier detalle que nos haga sospechar de algún peligro, más vale pasarnos de precavidos.

Y sobre la educación en México...


...bueno, mejor ni hablemos, porque sospecho que hay mucho que decir al respecto, por ejemplo, que las dos imágenes presentadas en este artículo breve, aparentemente inconexas, comparten muchas implicaciones entre sí, entre ellas (entre las muchas habidas y por haber), una que me resulta cada vez más molesta: ¿por qué los niños y jóvenes de ahora (no todos, pero sí muchos de ellos) hablan cada vez más como pepenadores, camioneros y ex presidiarios (con todo el respeto que se merecen quienes se ocupan de los dos primeros oficios, no así los que se enfrascan en la tercera actividad)?, ¿por qué la moda entre los niños y jóvenes de hoy es hablar con sólo unos cuantos vocablos, especialmente aquellos altisonantes que empiezan con letras como la "v" o la "p" (y a veces tamién con la "j" y la "ch"), que todos conocemos porque tarde o temprano terminamos por escucharlos y/o tristemente porque también los empleamos)?, y todo eso sin mencionar claro está, la incómoda impresión que parece inevitable ya de encontrarnos en cualquier parte con nuestro lenguaje ultrajado, lesionado y mutilado en su forma escrita.

Lo sé, lo sé: todo esto deberíamos tratarlo con mayor seriedad, razón por la cual este artículo breve (y que pretende ser light a más no poder) debería buscar erigirse como punto de partida para empezar una serie de ensayos descomunalmente reflexivos y documentados, pero... en este caso prefiero compartir con usted, estimado lector, un video (Decálogo para formar un delincuente) que, desde cierto punto de vista, traza un vínculo entre las dos imágenes anteriores. Lo invito a verlo con atención:



Saludos y que tengan un feliz fin de semana.

4 Comentarios:

Anónimo dijo...

Me parece un tema interesante, y digno de mucha, mucha reflexión. que vivamos timepos tan violentos, sobre todo en México. Que los niños sean no sólo reflejo de la violencia que vivimos a gran escala si no también perpetradores de la misma es aún más grave.
Sin embargo, creo que el reduccionismo, por ejemplo el del video presentado sólo sirve para agravar el problema. Así podemos como sociedad violenta, señalar a aquellos que tienen hijos violentos, o podemos señalar a los delincuentes, malhechores...es decir a todos aquellos, porque NOSOTROS los buenos no tenemos nada que ver con la violencia.
En ánimo ampliar un poco el espectro de este debate me gustaría añadir algunos puntos al decálogo antes presentado:
1. Que los niños nazcan en un país recista, discriminatorio, que ejerce una violencia sistematizada hacia la clase social pobre.
2. Que la posibilidad de mejorar la vida en dicho país sólo ocurra a través de robar, mentir y pasar por encima de los demás.
3. Que las madres de dicho país sean forzadas a salir a trabajar 40 días después de haber tenido a su hij@, que las leyes de dicho país no proteja a dichas madres en caso de violencia intrafamiliar o en caso de abandono.
4. Que las guarderías/kinders/escuelas en donde las madres deben dejar a sus hijos están sobrepobladas, no tengan las medidas de seguridad adecuadas y en donde en muchos casos el personal y/o la dirección no está capacitado para satisfacer las necesidades de dichos niños; esto porque las personas realmente capacitadas muchas veces no tienen palanca para acceder a una plaza. y por supuesto que dicha situación se repita en los hospitales.
5. Que si la madre se queda sin trabajo, estos niños no puedan estudiar ni comer.

En fin, creo firmemente que la violencia generalizada que vivimos en México es producto de un sistema social igualmente violento. Si no es así cómo explicamos que los países que son menos violentos, sean también aquellos con un sistema social más equitativo y/o un sistema social dónde la valía de una ser humano no se mida por cuánto tiene, o qué carro maneja.
En fin, otro granito de arena.

Sergio A. Amaya Santamaría dijo...

Hola, querido Fernando, has propuesto un tema por demás importante que presenta muchos puntos para aclarar, como bien enumera algunos el lector anónimo que dejó el mensaje. Esto es digno de un estudio profundo que abarca una gama de especialidades que deberán dar su punto de vista. Creo que valdría la pena un estudio interdisciplinario por parte de la Universidad Americana, espero lo hagan, para tratar de iluminar el poco seso que tengan nuestros políticos y padres de familia, aunque los padres que educan la actual generación, vienen ya deformados de origen.

Te mando un gran abrazo

fdoreyesb dijo...

Estimado Sergio: que la Universidad Americana hiciera un estudio interdisciplinario (o de cualquier otro tipo) sobre este tema (o el que fuera) desde luego que iluminaría "el poco seso" que nuestros políticos han demostrado usar historicamente para beneficiar a todos los que con ingenuidad extrema hemos votado por ellos, así como a muchos padres de familia de hoy que delegan su responsabilidad a la escuela, a los smartphones, a los juegos de video, etc... la cuestión sería entonces que a instituciones como esa "les cayera el veinte" y se avocaran a investigar, por cuenta propia (absteniéndose de exponer únicamente lo que otros han hecho), lo referente a este tema y a otros aspectos relacionados con él, por lo que tendríamos que hablar de la pertinencia social que tienen las universidades como centros de estudios y del compromiso que, de manera ineludible, tienen para con la sociedad a la que deben su razón de ser. ¡Saludos y gracias por comentar!

fdoreyesb dijo...

@Anónimo Tarde, pero seguro. Muchas gracias anónimo por tu comentario, el cual ciertamente hace una gran aportación, que bien valdría considerar para discutir un tema tan delicado como el de la violencia en nuestro país. Saludos y muchas gracias!



El contenido plasmado en este blog es producto de la reflexión de su autor, de sus colaboradores y de los pensadores que en él se citan. Cualquier semejanza con la realidad o alguna ficcón literaria, televisiva, psicótica paranoide o de cualquier otra índole es mera coincidencia

Periplos en red busca crear espacios intelectuales donde los universitarios y académicos expresen sus inquietudes en torno a diferentes temas, motivo por el cual, las opiniones e ideas que expresan los autores no reflejan necesariamente las de Periplos en red , porque son responsabilidad de quienes colaboran para el blog escribiendo sus artículos.



Periplos en Red

Grab this Headline Animator

 
Ir Abajo Ir Arriba