De la libertad de expresión...

0

Por Rodrigo Juárez Ortiz


Actualmente los seres humanos, en estados democráticos de Derecho, sabemos que hemos construido los andamiajes jurídicos que nos permiten salvaguardar lo que consideramos derechos fundamentales del hombre, es decir, lo que llamamos pomposamente derechos humanos, aun cuando la gran mayoría desconoce cuáles son, (considerando los que se junten esta semana) independientemente de que conozcan alguna o algunas definiciones de los mismos, todo ello partiendo de la redacción, para nosotros desafortunada, realizada en 2011, en el texto del primer artículo de nuestra Carta Magna, al cambiar la palabra (correcta) de “ otorga” por la de “reconocidos”, en relación con dichos derechos, que dicho sea de paso, es perfectamente válido tenerlos consignados en el rango constitucional y ahora también en el rango igualitario con los tratados internacionales signados por México, pero con la diferencia que dicha redacción nos retrotrae a etapas anteriores a la Edad Media.

Sin perjuicio de lo anterior, y considerando que existen en nuestra Constitución las llamadas garantías de libertad, de legalidad, de seguridad jurídica y de propiedad, uno de tales derechos es el llamado de la libertad de expresión, el cual ha sido y seguirá siendo de trascendental relevancia, habida cuenta de que el pensar, el sentir y el querer (trípode vital del ser humano), requieren ser expresados, manifestados, extrovertidos, sacados de los niveles internos del hombre para darle plenitud a su ser, en la realización fáctica de su existencia.

Sin pretender hacer un análisis iusfilosófico del tema, sí considero prudente transcribir el Art. 6 Constitucional para entender mejor la garantía que consagra y encontrar la razón por la cual el retropróximo día 7 se celebró el Día de la Libertad de Expresión, el cual a la letra dice:

Artículo 6. La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, la vida privada o los derechos de terceros, provoque algún delito, o perturbe el orden público; el derecho de réplica será ejercido en los términos dispuestos por la ley. El derecho a la información será garantizado por el estado.

Toda persona tiene derecho al libre acceso a información plural y oportuna, así como a buscar, recibir y difundir información e ideas de toda índole por cualquier medio de expresión.

El estado garantizará el derecho de acceso a las tecnologías de la información y comunicación, así como a los servicios de radiodifusión y telecomunicaciones, incluido el de banda ancha e Internet. Para tales efectos, el estado establecerá condiciones de competencia efectiva en la prestación de dichos servicios.

Ello, desde luego, tiene principios y bases que observar, divididos en los apartados A y B.

De ahí se desprende, como dicen algunos, que la libertad de expresión es el derecho fundamental que tienen las personas a decir, manifestar y difundir de manera libre lo que piensan, sin por ello ser hostigadas Se trata de una libertad civil y política, que se refiere al ámbito de la vida pública y social, característica de los sistemas democráticos y fundamental para el respeto de los demás derechos, con lo cual se permite el debate, la discusión y el intercambio de ideas entre los actores de una sociedad, en relación a temas de interés público. Sin perjuicio de que implica también el ejercicio de la libertad de pensamiento. Pero no todo es miel sobre hojuelas. Esta libertad implica también deberes y responsabilidades para proteger derechos de terceros, del Estado, del orden público o de la salud moral de la ciudadanía, como dicen algunos. Concomitantemente existe la libertad de imprenta en el Art. siguiente y constreñido a la libertad de prensa, es el derecho de los medios de comunicación (prensa, radio y t.v.), de investigar, informar y difundir informaciones sin ningún tipo de limitaciones tales como la censura previa, el acoso o el hostigamiento.

Lamentablemente hay quienes no lo entienden así y utilizan los medios para chantajear, para atacar a figuras públicas y extorsionar, solo por el afán de sacar dinero, o desarrollan un “ amarillismo” execrable con el mismo interés pecuniario, pero a pesar de todo, aun con este lastre cultural, queda claro en el pensamiento y la actitud de una sociedad democrática que el derecho fundamental de la libertad de expresión, debe ser salvaguardado, privilegiado y protegido, aceptando, incluso, que es preferible soportar este tipo de excesos y abusos de algunos comunicadores o de quien sea, a restringir, ya sea en una mínima parte el derecho a ejercer una de las libertades mas trascendentales que es el de la libertad de expresión.

Felicidades a quienes realizan este ejercicio con responsabilidad, con ética y con solidaridad social. O usted, satisfecho lector, ¿qué opina?

De la ceiba...

Leer más

Por Rodrigo Juárez Ortiz


La ceiba es un árbol verdaderamente impresionante. Se da especialmente en las áreas tropicales de nuestro continente (desde México hasta el norte de Suramérica) y cambia de nombre según el país de que se trata, de esta guisa se le conoce como painera, en la selva amazónica; como pochote, en el sur de México; palo borracho o barrigudas, cuando se trata de aquellas que tienen el tronco venticoso, sin perjuicio de que es el Árbol Nacional de Guatemala, entre otras de sus significaciones. Adopta, además, muy variadas formas y llega a alcanzar hasta los 50 e incluso los 70 metros de altura.

Los que saben nos dicen que la ceiba mas común es la llamada Pentandra, la cual cuenta con hasta 20 especies y para muchas culturas autóctonas de nuestro continente es un árbol sagrado, tan esto es así que “…Para los mayas, los árboles simbolizaban el espacio donde ocurre el momento del nacimiento, seres de vida, grandeza, bondad, perpetuidad, belleza, fuerza y unión. Con gran respeto y veneración, los árboles tenían también significados en el marco religioso y cosmológico de los mayas. El árbol era la comunicación entre los tres niveles del cosmos: el subterráneo por sus raíces, la superficie de la tierra por su tronco y las alturas o el cielo por su follaje”.

“La Ceiba es considerada el árbol sagrado de la vida y, para los mayas desde los tiempos precolombinos, bajo su follaje acostumbraban los nativos celebrar sus ritos. Representa la sabiduría. En sus leyendas cosmogónicas abre sus ramas mayores hacia los cuatro puntos cardinales, y de esa manera se une a la cuádruple deidad que rige los vientos y las lluvias”.

“Para los antiguos mayas, la ceiba representaba la comunicación de los humanos con el cielo y el inframundo; en la actualidad, sus descendientes la respetan como sinónimo de sabiduría y resistencia (Roldán, 2006).Para los mayas prehispánicos, la ceiba representaba el árbol que sostiene el universo, la creencia se basaba en que las ramas están en el cielo y el tronco es donde vivimos y la raíz está en el inframundo. Aunque no hay un glifo específico para la palabra ceiba, en las inscripciones mayas se ha encontrado la palabra Yaxche (árbol verde) que podría estar relacionada”

Con este antecedente, debemos recordar que del maravilloso árbol del que estamos hablando, también sabemos que se da en Acapulco y es público y notorio que durante el tiempo que duraron los viajes del Galeón de Manila, desde la maravillosa Bahía de Acapulco, hasta las Islas Filipinas, en un fantástico periplo llamado tornaviaje (descubierto y aplicado por Urdaneta), se amarraban los galeones precisamente en las ceibas que estaban sembradas en la parte que actualmente ocupa el Malecón, (hay una en donde está la estatua del verdadero prócer local elinsigne Juan R. Escudero) y también hay otra, me refiero a las mas conocidas, en la Av. Costera al frente del Grand Hotel.

Sin embargo, en los últimos tiempos se ha hablado mucho de la “Ceiba Amorosa” y se encuentra en medio del paso elevado llamado Bicentenario en la avenida Cuauhtémoc.

Al respecto hay una gran discusión entre los concesionarios del Acabús y los grupos ecologistas sobre el destino de esta ceiba. En efecto, quienes tienen interés por que se quite del lugar actual porque aducen que estorba la circulación de las unidades del Acabús, creando anomalías al respecto, sostienen que se les está proporcionando a los ecologistas la alternativa de trasplantarla al parque Papagayo y sin ningún riesgo de deterioro, sin perjuicio del costo del que se habló para tal trasplante de 5 millones de pesos. A contrario sensu, los defensores de que permanezca en el lugar aducen que el trasplante implicaría la muerte del árbol; que ya el Cabildo anterior había ordenado la permanencia del árbol en ese lugar y el cabildo actual ha dado la disposición contraria ( y al efecto promovieron un juicio de Amparo, del cual consiguieron la suspensión provisional y se está en espera de la definitiva); aducen, también, que en el supuesto de encontrarse los autobuses nuevos obstruyéndose el paso, tardarían no mas de 24 segundos en dejar pasar a uno para continuar sin ningún problema; aunado a ello, evidencian que el Bicentenario tiene a la ceiba en medio de una bifurcación hecha ad hoc, lo cual implica que ya estaba, en cierta forma, calculadala permanencia de la ceiba en ese lugar y aunado a lo anterior, los ecologistas se pusieron en huelga de hambre para protestar por el intento de trasplante de la Ceiba Amorosa., conociendo el valor natural de ella. Nadie duda de la bondad largamente añorada de mejorar el transporte público en Acapulco, el cual actualmente es una verdadera vergüenza por el deterioro de los equipos y de la barbarie de sus conductores (y se espera del Acabús dicha mejora), pero tampoco nadie duda de la riqueza que en todos sentidos implica la conservación de la ceiba. La última palabra la tiene la autoridad jurisdiccional federal al resolver el Amparo. O usted, expectante lector, ¿Qué opina?

Del optimismo...

Leer más

Por Rodrigo Juárez Ortiz


Si entendemos por optimismo la “actitud de los que afirman la bondad fundamental del mundo, o que el conjunto del bien supera al del mal” estaríamos en lo correcto, sin embargo creemos mas realista el concepto de “ tendencia a tomarse las cosas en su aspecto mas favorable, a confiar en el porvenir” según nos lo indica el diccionario de la lengua española.

Aplicado esto a nuestra realidad cotidiana estamos en la posición de que debemos ser optimistas y dejar de lamentarse ante la avalancha de situaciones extremas que nos han quitado la paz y la tranquilidad en nuestro entorno.

Es cotidiano ya, en el encuentro con las personas, el escuchar comentarios sobre los hechos violentos del día anterior; sobre los asaltos con violencia para el robo de automóviles; el descubrimiento de fosas clandestinas; la aparición de cadáveres degollados y desmembrados; el asesinato de jóvenes trabajadores en diferentes áreas, ya sea en molinos de nixtamal, en sitios de automóviles o en sus rutas, o de operadores de camiones urbanos del servicio público; de asesinados en su domicilio; de víctimas de disparos de armas de fuego de alto poder durante el traslado en sus vehículos; y como si fuera poco, el asesinato de mujeres que ahora se ha visto incrementado; todo ello sin perjuicio de las protestas proletarias exigiendo servicios públicos elementales como el del agua potable, puentes, caminos de acceso a sus lugares en donde habitan; y sin perjuicio de aquellos que siguen clamando ayuda por sus pérdidas totales en ocasión de los meteoros “ Ïngrid” y “ Manuel” que hasta la fecha no ha sido satisfecha, a pesar de las declaraciones en contra; así como las múltiples manifestaciones pidiendo solución a problemas propios de ciudades cuyo crecimiento fue anárquico, como el caso muy obvio de nuestro puerto que se llenó de “ paracaidistas”, invasores de terrenos que encabezados por“líderes” corruptos se asentaron en donde quisieron y pudieron, y también en terrenos no urbanizados, tampoco registrados en el Catastro municipal y, obviamente sin el pago correspondiente de sus contribuciones e impuestos. Y sigue la mata dando.

No podemos soslayarnos ante verdad tan inconcusa, tan obvia, evidente y apodíctica, solo que en vez de lamentarnos, de padecer el martirologio de la pena y el padecimiento de tantos, lo que consideramos adecuado para estos momentos es echar abajo el pesimismo, actuar en consecuencia y que cada quien en la esfera de sus actividades haga lo propio tanto en el actuar con positividad y honradez, como con un gran sentido de solidaridad social.

Así y solo así, podremos remontar esta montaña de dificultades, unidos todos en un solo propósito: el de luchar por reivindicar a nuestra ciudad y puerto. Y eso lo podremos lograr cuando cada quien haga lo que le corresponda en lo personal, en lo social y en lo legal. Evitando la lacra de la corrupción no haciéndonos cómplices de los corruptos, ya sean gobernantes o gobernados; no siendo apáticos dejando de hacer lo que corresponde al aquí y al ahora, para “mañana”; promoviendo, y esto es fundamental, el respeto irrestricto a la ley, para lo cual debemos exigir que ésta se acate, tanto por parte de quienes tienen el deber de actuar conforme a dichas normas, pues así lo prometieron cuando protestaron desempeñar su cargo con apego a la Constitución y a las leyes emanadas de ella, como por parte del resto de los mortales, de los ciudadanos de a pie.

Es cierto que son muchos y muy variados los problemas que actualmente padecemos en el mundo; problemas laborales, de seguridad, de oportunidades, de dinero, de cultura, de educación, de capacitación para el desempeño de labores no solo productivas sino también constructivas, pero aunado a ello también nos aqueja como gravísimo problema : la falta de la consecución de los valores, axiológicamente considerados que ya no se dan en el seno familiar y no se difunden en el medio social, y menos en el escolar que es en donde debe acentuarse su difusión, habida cuenta de la deificación que se ha hecho sobre el vellocino de oro, sobre el materialismo execrable de la lucha por el dinero, creyendo que con tenerlo se compra todo. Craso error. Si es cierto que el dinero ayuda, pero no lo es todo en la vida y curiosamente las cosas más valiosas de la existencia son gratis. No cuestan nada, pero la gente superficial las desdeña, porque ya están inmersos en el materialismo salvaje, y a eso hay quienes lo unen al poder, al poder político, con lo cual ya se sienten realizados y por su falta de estructura personal, es cuando al solo subirse a la altura de un ladrillo se marean, se sienten estadistas y creen que van a salvar al mundo. Lo importante es lo que hagamos cada uno de nosotros, con optimismo, en beneficio de los demás. O usted, optimista lector, ¿qué opina?

Del maestro...

Leer más

Por Rodrigo Juárez Ortiz


Al igual que la abogacía, la medicina o el sacerdocio, ( que históricamente se han reputado como actividades de apostolado, de entrega total a las cusas de su competencia), está la del magisterio.

Su sencilla definición es de una magnitud de amplio espectro, o sea, que el maestro es aquella persona que tiene la función de enseñar.

Para nadie es un secreto el saber de casos de absoluto y pleno sacrificio de mentores que han ofrendado su vida entera a la enseñanza, a esa nobilísima labor de ir formando, en varios aspectos, al educando que está en sus manos, enseñarlo a leer, a escribir, a entender, a comprender los temas de sus asignaturas y, lo mas importante, enseñarlo a pensar, todo ello dentro del marco de una sociedad occidental enmarcada por el derecho ejercido en un sentido democrático, enseñándole y practicando la responsabilidad y la solidaridad social, el respeto a las normas y a las instituciones que de ellas emanan, así como el sentido de pertenencia a una nación, a una patria que nos es común a todos quienes nacimos en estos lares.

Así, la labor del docente, del profesor, del maestro, cuando es ejercida con un sentido pleno de responsabilidad, se convierte en una herramienta necesaria, útil y valiosa para preparar, entrenar, conducir y encaminar a sus discípulos para que en su vida cotidiana puedan enfrentar exitosamente los retos que la existencia les depare y puedan lograr el éxito en la actividad a la que se dediquen, permitiéndoles realizar, a plenitud, las capacidades de que los alumnos están dotados y realizar su fin final , teleológicamente considerado, como seres humanos.

De esta suerte, es innegable y no se podría soslayar la relevancia trascendental que un maestro tiene en el ámbito social, cuando éste ejerce su labor de una manera plena y responsable.

Es el caso, sin embargo, que a través de los años y toda vez que el magisterio ha crecido desmesuradamente, precisamente por la necesidad que como pueblo tenemos de ello, se ha visto en la necesidad de agruparse en sindicatos para salvaguardar sus derechos laborales y así han devenido en uno de los sindicatos mas numerosos e importantes de América.

Esto, desde luego propició la lucha por el poder llegando a la creación de una parte considerable de disidentes, fracturando la hegemonía sindical con la incondicionalidad al elemento gubernamental, como grosso modo se quejan los disidentes, así como por la corrupción que señalan, de sus líderes sindicales, a quienes acusan de corrupción en el manejo de los recursos del sindicato magisterial.

Aunado a ello al venir la llamada reforma educativa, los disidentes consideran que se trata de una reforma laboral que afecta directamente sus intereses gremiales y se oponen a ello, de tal suerte que han estado realizando una serie de actividades tendentes a la derogaciónu abrogación, en su caso, de aquellas reformas que sienten les perjudican en su situación laboral, en sus derechos adquiridos. Por su parte, el gobierno ha observado una serie incalculable de fallas y errores, abusos y excesos en el manejo docente por parte de la organización sindical que ha motivado precisamente la puesta en vigor de esta llamada reforma educativa.

Protestas van y protestas vienen por parte de los disidentes y al parecer, a pesar del diálogo ofrecido, no han llegado a acuerdos satisfactorios y los paros siguen al extremo de que ya se declararon en paro indefinido, afectando directamente con ello a cientos de miles de alumnosen el país y motivando el rechazo de la ciudadanía al respecto, habida cuenta de que sus manifestaciones de protesta han significado deterioro a su movimiento, e inconformidad por parte del pueblo en general y especialmente de aquellos quienes se han visto directamente afectados por estas manifestaciones. Los disidentes desde luego que deben de tener sus motivos y sus razones, así como sus argumentos lo suficientemente sólidos como para llevar al cabo sus protestas, sin embargo también las autoridades educativas deben tener lo propio y este escueto espacio no nos permite analizar estas cuestiones, pero lo que sí queda claro es que en días recienteslos disidentes, nos dicen los medios, han “vandalizado” oficinas educativas, destruyen equipos, queman documentación y pintarrajean paredes. ¿Es esta la forma de exigir un derecho? ¿Es este el nivel educativo que tienen estos docentes? ¿ Son ellos los calificados para enseñar a nuestros educandos? ¿Y los terceros afectados no cuentan? Cuan largo es el trecho para solucionar este trascendental problema. Ojala y se logre resolver de manera satisfactoria para las partes. Por lo pronto mis calurosas felicitaciones a los maestros, a los verdaderos, cuyo día fue el retropróximo 15. O usted, calificado lector, ¿qué opina?

De las madres...

Leer más

Por Rodrigo Juárez Ortiz


Uno de los seres mas celebrados, mas queridos y además, intensamente recordados en la mayoría de los países del mundo es, sin duda, la madre.

Y todo comienza con su etimología latina, matrem, que significa mujer o hembra que ha tenido uno o mas hijos, especialmente respecto a éstos.

Es así que naturalmente, de una manera biológica, es la madre a quien corresponde el mantener en el claustro materno el tiempo que dure la gestación del producto creado por el intercurso sexual de una pareja (hombre- mujer), tiempo en el cual se dan una serie impresionante de cambios de todo tipo en su cuerpo, su mente, sus emociones y sentimientos en aras de la excelencia en la obtención óptima del producto, del fruto de su amor, en el mejor de los casos.

De esta guisa, se entiende, se comprende, se explica e, incluso se justifica, la adhesión sentimental y de todo tipo de una madre hacia su hijo. Así, tanto en el ser humano como en los mamíferos superiores se dan casos extremos de sacrificios sin par, aun a costa de la propia vida, de una madre por su(s) hijo(s) o su(s) cachorro(s),en su caso.

De ahí lo universal que resulta el que celebremos a nuestras madres y les demos el reconocimiento que se han ganado a pulso por sus sacrificios, su desinterés a la mezquindad, su apasionada entrega en aras de la felicidad y bienestar de su progenie. ¡Enhorabuena!

Sin embargo no todo es miel sobre hojuelas.

Lamentable, muy tristemente, existen miles de mujeres en el mundo que no han manifestado esa entrega total a la maternidad, por lo cual hay quienes sostienen que no debe alabarse una mera condición biológica, totalmente connatural a las hembras del mundo de los mamíferos, a un acto meramente instintivo, lo cual carece de mérito personal.

Así, se cuentan por cientos de miles las mujeres quienes suspenden su embarazo para no traer al mundo hijos no deseados, los cuales solo vendrían a sufrir y padecer la inequidad humana, el abandono de sus padres, la presión social en la lucha por la supervivencia o el futuro incierto de un mundo cada vez mas desquiciado y violento.

Se sabe de casos dramáticos de fetos y bebés, en su caso, abandonados en botes de basura, retretes de baños públicos, calles y caminos, quicios de puertas y toda suerte de sitios a cual mas siniestro, por parte de madres a quienes el instinto de maternidad no se les desarrolló, así como al contrario de padres muy entregados a estos menesteres, los padres adoptivos e inclusive en parejas del mismo sexo.

Nadie desconoce los casos de mujeres verdaderamente irresponsables, carentes del mas mínimo instinto maternal, que explotan a sus hijo(a)s sexual, laboral, y económicamente, para satisfacer su gustos y placeres, así como sus adicciones en su caso, sin dejar de mencionar a aquellas mujeres frívolas, superficiales, vacuas que abandonan o dejan de atender a su progenie en aras de saraos, viajes, y todo aquello relativo al placer y la diversión, sin ocuparse de la formación y estructura de sus hijos y solo viven para el qué dirán, o para sí mismas sin prodigar, en lo mas mínimo el tiempo, la atención y el amor que todo ser humano necesita para su óptimo desarrollo.

Sin embargo, a partir de la malhadada práctica de no considerar a la mujer en el plano de equidad que le corresponde en relación con el varón, y atendiendo a la costumbre, por razón de practicidad, de encargarla de los trabajos domésticos que cuando no se hacen se notan y no al revés, la mayoría de los regalos de que son objeto en su día son electrodomésticos para “ aligerar” su carga de trabajo hogareño, en lugar de viajes, cursos para aprender artes u oficios, lecturas productivas, pertenencia a grupos deportivos, círculos de lectura, etc.

De ahí que si bien por instinto las madres son las deificadoras y protectoras de su progenie, muchas superan esta condición para que volitivamentese entreguen plenamente a la buena maternidad, también las hay irresponsables, siniestras y fatales que solo perjudican a sus hijos con sus omisiones a sus deberes y que no deberían llamarse madres.

Me congratulo (y aun cuando mi madre se nos adelantó en el camino de la vida cuando ella tenía 98 años), por su recuerdo que será inmarcesible y sus bondades, amor y calidez imperecederas en nuestra mente y nuestro corazón.

Ergo, para todas aquellas madres que realmente lo fueron y lo son, mi reconocimiento eterno. O usted, convencido lector, ¿Qué opina?

 
Ir Abajo Ir Arriba