Invasión

3

Por Guillermo Exequiel Tibaldo

Se forja el nuevo linaje
en la tierra occidental,
y con todo el peregrinaje
invaden la tierra oriental.

Se esparcen con sus barcos
para a todos desterrar,
rompen flechas, rompen arcos,
hasta toda su sangre derramar.

Roban el oro,
esconden la piedra,
y cantan en coro,
la paz no conservan.

Desertan los niños,
las madres ahorcan,
y bajo las sombras,
sus almas amarran.

Gritan por sus vidas,
y lloran por sus muertes,
mientras que ellos forman heridas,
y se apropian de su suerte.

Y ahora los que se esconden,
y logran prevalecer,
encienden el pasado
para no volver a perder.

3 Comentarios:

Fdo. R. Baños dijo...

Hola Guillermo: primero que nada, gracias por seguir colaborando con la revista enviándonos tus escritos y también por comentar los artículos que otros colaboradores han compartido con nosotros; fíjate que este poema me gustó mucho, pues dentro de su brevedad y sencillez implica matices interesantes que hacen pensar en situaciones actuales que, seguramente, han recibido muchas y muy diferentes lecturas; hay dos estrofas sin embargo que encuentro muy curiosas, dadas sus particulares propiedades de métrica, rima y ritmo, y que las hacen distinguirse de las demás, me refiero a la cuarta y última estrofa. Sin entrar en detalles y sólo arguyendo que tales estrofas, por sus características, me resultan curiosas (sobretodo la cuarta), quisiera preguntarte por qué decidiste darle a estas estrofas esas características distintivas (en la cuarta, por ejemplo, los versos que riman no son alternados como en los demás casos, sino que riman el segundo con el tercer verso y la palabra "niños" desentoma notoriamente con la palabra "amarran"). De antemano sé, que ante mi ignorancia poética y literaria, tu respuesta encerrará una gran lección, pero _como lo he dicho antes en este mismo blog_ estamos aquí para aprender y, en este caso, me interesa aprender de esos giros literarios que, más allá de la rima, el ritmo y la métrica, hacen de un poema como éste una obra interesante y reveladora. ¡Saludos!

Guillermo E. TibaldO dijo...

Hola Fernando!

Primero que nada, te quiero agradecer por tu buen comentario, me alegra que haya sonada tan interesante. Y te explicaré el por qué de la caurta y la última estrofa, que de hecho no fueron casualidad que hayan sido escritas de esa forma.

Cuando uno viene leyendo versos con rima(siendo todos con rima al terminarlos) sin uno notarlo la lectura puede acelerarse.. porque uno asocia que la rima lo hace dinámico.. pero en mi opinión dejarlos a todos los versos con rima, transforman ese dinamismo en falta de apreciación; es decir, no se lee de la misma forma.. no se aprecia igual. Entonces coloqué en la cuarta y la última estrofa, dos frases para pensar.. pues si bien las otras están orientadas a lo mismo, cuando empiezan y terminan con una rima nos están indicando en cierta forma un principio y un fin.. en cambio, cuando terminamos de leer algo que no termina de esta forma, por lo general lo pensamos diferente.. y hace que retomemos a una lectura más tranquila del poema en este caso..

Igual este poema es cortito, pero creo que se puede aplicar para poemas largos, generando un dinamismo con el cruce o el equilibrio de frases que dejen a pensar al lector.. en vez de darle todo servido.

"...Y ahora los que se esconden,
y logran prevalecer,
encienden el pasado
para no volver a perder..."

En un principio, se podría pensar que según el contexto del poema, se trata de los aborígenes que quedaron.. escondidos para sobrevivir, hasta que se entrecruzaron entre los pueblos muchas veces pasando desapercibidos..

Pero si lo pensaramos de otra forma, se podría deducir que habla del ser de las personas.. sus actitudes reservadas para no decaer en alguna improntitud.. en alguna situación indeseable o que no se manifieste con ellos en sus realidades..

Jeje, es algo intrincado.. o algo muy simple. Eso es lo bueno de los poemas.. dejan un campo muy abierto para que cada persona lo piense a su manera, y lo comprenda el mensaje de otra forma..

Un abrazo Fernando, gracias de nuevo por comentarlo y por tu pregunta

Espero haberte respondido con claridad

Saludos y muy buena suerte

Guillermo E. Tibaldo

Fdo. R. Baños dijo...

Guillermo: respondiste más que satisfactoriamente mi pregunta. Resulta interesante como la estrategía que utilizaste te sirvió para distribuir señales a lo largo del poema, que captaran la atención del lector, con el propósito de invitarle a detenerse y re-pensar lo que de otra manera hubiera leído al mismo ritmo que las demás estrofas. ¿Ya ves cómo anticipaba una gran lección? ¡Saludos y gracias por tu explicación!



El contenido plasmado en este blog es producto de la reflexión de su autor, de sus colaboradores y de los pensadores que en él se citan. Cualquier semejanza con la realidad o alguna ficcón literaria, televisiva, psicótica paranoide o de cualquier otra índole es mera coincidencia

Periplos en red busca crear espacios intelectuales donde los universitarios y académicos expresen sus inquietudes en torno a diferentes temas, motivo por el cual, las opiniones e ideas que expresan los autores no reflejan necesariamente las de Periplos en red , porque son responsabilidad de quienes colaboran para el blog escribiendo sus artículos.



Periplos en Red

Grab this Headline Animator

 
Ir Abajo Ir Arriba