De los y de las motos...

0

Por Rodrigo Juárez Ortiz


La bahía de Acapulco es un sitio naturalmente hermoso el cual invita a todo ser humano que sabe de ella, a visitarle, cuando menos una vez en su vida. De esta guisa se han dejado venir millones de personas, de todo el mundo, atraídos por su belleza, su clima y actualmente, por sus servicios múltiples.

Ante esto, las autoridades de los tres niveles de gobierno, acorde con sus facultades, tienen la obligación jurídica y administrativa, de ofrecer seguridad, protección, así como las condiciones necesarias para que su población fija y la flotante, puedan desarrollar sus actividades personales de todo tipo, en aras del objetivo lícito que se propongan.

Es así que con el tiempo, el modelo turístico (actividad preponderante del estado) se ha ido desgastando por diferentes razones, entre ellas, la corrupción, la ineficacia, la ineficiencia, la demagogia, la improvisación, la codicia, el saqueo, la violencia y la inseguridad, por mencionar algunas.

Ante ello, se ha visto el esfuerzo de los diferentes órganos de gobierno por sacar a flote al destino, incluyendo el Triángulo del Sol que contempla, también, a Ixtapa-Zihuatanejo y Taxco.

De tal suerte que se han “inventado” múltiples actividades para atraer al turismo, se cuelgan hasta la jaula del perico para llamar la atención de los visitantes solo que, lamentablemente, lo que se ha logrado es atraer a una población de turistas con una muy baja condición económica, dado el abaratamiento de las tarifas hoteleras, la proliferación de taquerías y emborrachadurías en la Costera ( la mas importante arteria del puerto), así como antros a pasto para el desenfreno de estos visitantes.

Con este antecedente se informa del caos que provocó un evento llamado AcaMoto 2017 recién celebrado en este puerto. Los medios nos informan que desde hace como 20 años un grupo de motociclistas, principalmente de la CdMex y ahora de varias partes del país, decidieron venir a este puerto a divertirse y con el tiempo lograron hacer un evento que llamaron como quedó dicho, consiguiendo una participación ahora de aproximadamente 2 mil motociclistas, algunos de los cuales traían a su pareja en la parte trasera.

Tradicionalmente se han estacionado en la playa Condesa y desde ahí se han distribuido por toda la ciudad, pero lo mas importante es que desde ahí, han cerrado la Costera y se han dedicado a hacer exhibición de su destreza en el manejo de las motos, solo que la gran mayoría está bajo el efecto de drogas o del alcohol, lo cual impide el uso pleno de facultades, limitando la mayor o menor pericia y produciendo accidentes que lamentablemente han resultado fatales.

Sin perjuicio de lo anterior, estos tesoritos en su estancia, han infestado las calles con sus máquinas haciendo un ruido ensordecedor; se pasan los altos; no respetan los reglamentos de tránsito y mucho menos a los agentes del mismo; no usan casco; provocan pleitos; sin perjuicio de que en su evento defecan y orinan al aire libre, dejando 25 toneladas de basura en la avenida y sobre todo ponen en peligro su vida y las de los curiosos que van a verlos en sus actos acrobáticos. El caos a plenitud.

Surge entonces la pregunta de ¿en qué cabeza cabe autorizar este tipo de eventos a sabiendas de sus trágicas y molestas consecuencias? Al respecto las autoridades municipales dicen haber contribuido con 200 policías ( los cuales fueron totalmente rebasados por los hechos y un policía turístico fue golpeado), así como cerrar partes de la Costera en el área de acción de estos sujetos, con la consabida molestia y enojo de los locales y turistas.

Es decir, si ya se sabe de estos desmanes, debería de negárseles permiso para su evento o, en su caso, ofrecerles lugar en Barra Vieja, Bonfil o Pie de la Cuesta pues los turisteros, además de solicitar que se les permita hacer su evento, ya que se habla de una asistencia de mas de 6 mil personas y una derrama de 890 millones de pesos en un fin de semana, también alegan desorden, violencia, anarquía e incapacidad de las autoridades obligadas a ofrecer protección y seguridad a toda la población. Promovamos el turismo pero con eventos plausibles como el Triatlón de Zihuatanejo o las Jornadas Alarconianas en Taxco o el Mex Tenis de Acapulco, porqué insistir en los springbreakers (drogadictos, borrachos y desordenados, ya los corrieron de Cancún); o en el arribo de los cruceros cuyos pasajeros no son turistas ya que no tienen una estancia de mas de dos días pues desembarcan (algunos) solo por unas horas ( ayudaría que aquí fuera el embarque y desembarque); o en estos motociclistas incontrolables.

Hay que relanzar al destino, sí, pero con planes y acciones factibles y relevantes, sustentables y enriquecedoras, no depauperantes. O usted, visionario lector ¿Qué opina?



El contenido plasmado en este blog es producto de la reflexión de su autor, de sus colaboradores y de los pensadores que en él se citan. Cualquier semejanza con la realidad o alguna ficcón literaria, televisiva, psicótica paranoide o de cualquier otra índole es mera coincidencia

Periplos en red busca crear espacios intelectuales donde los universitarios y académicos expresen sus inquietudes en torno a diferentes temas, motivo por el cual, las opiniones e ideas que expresan los autores no reflejan necesariamente las de Periplos en red , porque son responsabilidad de quienes colaboran para el blog escribiendo sus artículos.



Periplos en Red

Grab this Headline Animator

 
Ir Abajo Ir Arriba