Estertor

3

 
Por Guillermo Ezequiel Tibaldo


El silencio asoma como rey elegido. No quiero sentirlo, no lo necesito, pero me están obligando a que lo haga para que recuerde con mi propia voz interior.

Tomo con una de mis manos el candelabro y lo acerco al espejo. Necesito reconocerme una vez más, confirmar mi existencia a través de un reflejo y descartar que todo sea un sueño. El aire está  tan contaminado que arruina mi vejez, me hace perder la candidez de mi experiencia y la estabilidad de mis emociones. Me observo por solo unos segundos y desvío la mirada al acertar que aquel rostro inexpresivo no puede ser el mío.

Se que no estoy solo en la habitación. No se trata de fantasmas ni de seres extraños, pero puedo percibir que me conocen más que mi aturdida conciencia, puedo notar a través de mis suspiros que ellos ríen al descubrirlo y presiento que son aquellos innombrables que invoqué con juramentos lo que vienen a cumplir el trato.

Me siento extraño, de otro mundo. El espejo se opaca con mi aliento cansado y la tierra sobre la que mis rodillas asientan comienza a temblar. El fuego también responde a mi pasado envolviéndome en el mismo círculo que una vez construí con el para alejar a mis oponentes. Empiezo a sudar y siento que la boca se me reseca, no hay nada que pueda hacer para controlar mis pecados y no encuentro palabras que puedan perdonarme. El fuego me envuelve por completo y la tierra me devora a cada segundo. El polvo sobre mi piel me ahoga por completo y no me deja agonizar.

Es que jugar con tus demonios, no tiene absolución.

3 Comentarios:

fdoreyesb dijo...

Hola Guillermo. Creí que ya nos habías abandonado. ¡Enhorabuena que no sea así. Me da mucho gusto ver otra vez una de tus publicaciones. Me llamó la atención que este cuento tiene el mismo título que otro que publicaste el año pasado en este mismo blog (el 2 de febrero del 2011), y aunque su contenido sea distinto, me da curiosidad preguntarte si lo que inspiró ambas narrativas comparte algún nexo o las musas inspiradoras que las produjeron, digamos, no tienen nada que ver entre sí. ¡Saludos!

Guillermo E. TibaldO dijo...

@fdoreyesb

Hola fernando!

La verdad no me habia dado cuenta, pero no tienen relacion con el cuento anterior.. hacia tanto que no escribìa pero ya me voy a poner las pilas para no perder la costumbre.

Igual no te preocupes, que siempre ando a las vueltas por aca, como fantasma que va y viene jeje

Un abrazo!



El contenido plasmado en este blog es producto de la reflexión de su autor, de sus colaboradores y de los pensadores que en él se citan. Cualquier semejanza con la realidad o alguna ficcón literaria, televisiva, psicótica paranoide o de cualquier otra índole es mera coincidencia

Periplos en red busca crear espacios intelectuales donde los universitarios y académicos expresen sus inquietudes en torno a diferentes temas, motivo por el cual, las opiniones e ideas que expresan los autores no reflejan necesariamente las de Periplos en red , porque son responsabilidad de quienes colaboran para el blog escribiendo sus artículos.



Periplos en Red

Grab this Headline Animator

 
Ir Abajo Ir Arriba