Por el Psic. Fernando Reyes Baños


A raíz del avance que han tenido las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en los últimos años, cada vez resulta más frecuente toparse con la noticia sobre el surgimiento de un perfil diferente del educador, que al contrario de su predecesor, se caracteriza por su capacidad de aprender. Estos nuevos profesores, valiéndose de herramientas computacionales como los blogs y los wikis, buscan que sus estudiantes aprendan a transformar la información en conocimiento que les sea útil y necesario. Para este nuevo profesor empero, no es suficiente con saber orientar a sus estudiantes para hacerles distinguir la información importante de la que no lo es. Éste procura mantenerse preparado y actualizado todo el tiempo, porque sabe que el uso adecuado que haga de tales tecnologías dependerá de su continuo proceso de aprendizaje.

No lastimosa, sino sorprendentemente, algunos profesores cuando escuchan a su interlocutor hablar de herramientas a las que cualquiera puede acceder desde la red global de la información[1] como los blogs o los wikis, arrugan el entrecejo y extrañados le preguntan: “¿Y eso qué cosa es?”. Nada que por supuesto debieran saber, si es lícito decirlo justamente cuando estamos inmersos (querámoslo o no), en la sociedad de la información, pero que nos topemos con reacciones así nos hace pensar ¿Y dónde se han metido estos docentes en los años que han transcurrido desde que comenzara el siglo XXI?

Para casos así decidí escribir las primeras dos partes de este artículo. El objetivo de estas es simple: aportar los elementos necesarios para que tales educadores conozcan qué son los blogs y qué son los wikis, ubicando ambas herramientas dentro de un marco más general que por ahora denominaremos simplemente TIC. La tercera parte de este artículo, la más amplia _y seguramente menos asequible para el lector poco familiarizado con estos temas_, analiza críticamente un debate difundido en Internet acerca de cuán adecuados son los blogs como “medios” para educar en comparación con el trabajo que puede realizarse con los wikis.

Como estas herramientas (blogs y wikis) son parte de las TIC, trataremos de clarificar primero el significado implicado con este acrónimo.

Según la definición que podemos encontrar en Wikipedia, las tecnologías de la información y la comunicación son “(…) herramientas computacionales e informáticas que procesan, almacenan, sintetizan, recuperan y presentan información representada de la más variada forma”[2].

El Dr. Pere Marqués Graells, para clarificar su significado, desglosa este concepto en cada uno de sus elementos constitutivos.

Tecnología = Aplicación de los conocimientos científicos para facilitar la realización de las actividades humanas.
Información = Datos que tienen significado para determinados colectivos
Comunicación = Transmisión de mensajes entre personas.
Tecnologías de la información y la comunicación (TIC) = Conjunto de avances tecnológicos que nos proporcionan la informática, las telecomunicaciones y las tecnologías audiovisuales: ordenadores, Internet, telefonía, los mass media, aplicaciones multimedia, etc. Tales tecnologías nos proporcionan, básicamente, información, herramientas para su procesamiento y canales de comunicación[3].

Algunos ejemplos de tales tecnologías son la computadora, el Internet, y dentro de éste, las páginas web, y por supuesto, los blogs y los wikis. Estos dos últimos, han sido ampliamente utilizados por docentes de todo el mundo como apoyo didáctico de los procesos de aprendizaje que generan para sus estudiantes. A continuación, veremos en qué consiste cada una de estas herramientas.

Blog

Un blog es una página web de fácil actualización que se caracteriza por permitir a sus autores, editores o administradores (también llamados blogers) publicar contenidos (textos, imágenes y otros archivos) en unos cuantos pasos. Gracias a las muchas herramientas disponibles actualmente en la red cualquiera, sin necesidad de tener background en tecnología computacional, puede hacerlo. Esta herramienta se conoce generalmente con el nombre de gestor de contenidos o Content Management System (CMS), pudiéndose actualizar tales contenidos desde cualquier ordenador con acceso a Internet.

Los blogs se distinguen de otros sitios porque el sistema publica los contenidos en orden cronológico, es decir, presenta al principio los últimos contenidos publicados y hasta al final los primeros en publicarse, lo que los hace parecer precisamente, un diario personal (de ahí otro de sus nombres de gran aceptación en la blogósfera: bitácora), “(…) dotando al blog de un orden claro y lógico para buscar temas”[4].

Muchos blogs son individuales, pero también hay blogs grupales que son administrados por varios colaboradores.

Wiki

El término ‘wiki wiki’ es de origen hawaiano y significa “rápido” (de manera más breve se le denomina simplemente “wiki”). En términos tecnológicos, un wiki es un “software para la creación de contenido de forma colaborativa”[5]. Fue inventado en 1995 por Ward Cunningham para crear, intercambiar y revisar información en la web “de forma fácil y automática”[6]. Un wiki, según palabras propias de su inventor es "la base de datos en línea más simple que pueda funcionar"[7].

Los wikis sirven para crear páginas web de forma “rápida y eficaz”. Como los blogs, los wikis no requieren que la persona que los utilice tenga un conocimiento vasto de informática o programación.

Para Stephanie Falla Aroche, los wikis son herramientas web que permiten crear, de manera colectiva, documentos sin necesidad de que su contenido tenga que ser aceptado para su publicación en Internet. El ejemplo actual más representativo es Wikipedia, un proyecto para desarrollar una enciclopedia libre en Internet[8].

En la educación, ¿Cuál es mejor, los blogs o los wikis? La Discusión entre De Haro[9] y González Vargas[10]

Presentaré a continuación una discusión interesante que encontré en Internet y que pude seguir gracias al vínculo incluido en una de las ediciones del portal de EduTics. Se trata del encuentro entre dos posturas contrapuestas: la primera, en contra del uso monolítico de los blogs con fines educativos y a favor, aunque de manera menos explícita, de los wikis; y la segunda, que defiende la aplicabilidad de los blogs como apoyo al ámbito educativo. Para describir tal encuentro, adoptaré como hilo conductor las ideas del Dr. De Haro (primera postura), para irlas contrastando con las ideas del Mtro. González Vargas (segunda postura) y con mis propias ideas, las cuales, tienen como objetivo problematizar las aportaciones de ambos autores con la esperanza de hallar perspectivas diferentes desde donde ver este encuentro. ¿Qué finalidad tiene esta exposición de ideas? Que al final podamos responder a la pregunta implicada en este tercer y último apartado: ¿Qué herramienta conviene más usar con nuestros estudiantes, los blogs o los wikis?

De Haro comenta, en primer lugar, que los blogs deben su popularidad a la facilidad con la que puede publicarse en ellos. Los usuarios de Internet que los utilizan _afirma_ no tienen que preocuparse por aspectos como el diseño, tamaños de fuentes, colores, etc., porque “(…) el blog lo hace todo por (uno)”. De entrada algunos comentarios: a) ¿Qué los blogs son populares? ¡Maravilloso! Su difusión, más que un problema, puede representar una ventaja enorme, incluso para quien busca dar a conocer a través de ellos otras herramientas; b) ¿El blog adivina la apariencia que cada persona desea darle? No lo creo. Por más que me ponga a pensar frente al monitor “quiero que los colores de mi blog sean estos y que el tamaño y el estilo de la fuente sea así” no va a ocurrir nada. El blog proporciona herramientas para hacerlo, pero definitivamente no lo hace por uno; y c) ¿En sólo unos cuantos pasos cualquiera puede publicar algo? Cierto, pero publicarlo con el aspecto más cercano a lo que uno desea es algo distinto. Atender al diseño es opcional por supuesto, pero que sea opcional ya implica por cierto, que haya libertad para elegir publicar a secas o publicar con estilo.

“(…) según mi punto de vista _continua De haro_, el hecho de que (hacer un blog) sea fácil y entretenido no implica necesariamente que sea apropiado para cualquier uso, algo que se aplica también a la educación.” Este pasaje me hace recordar una tira cómica de Quino en la que dos de sus personajes más famosos, Mafalda y Felipe, dialogan sobre una tuerca que éste último encuentra tirada en la calle. Felipe: “Todo sirve para algo”. Mafalda: “Nada sirve para todo”. Aparentemente, González Vargas concuerda con esta idea porque le contesta a De haro: “(…) yo tampoco soy de los que cree que un blog sirve para todo y que con él se cubren todos los aspectos necesarios en educación. Cabe señalar que jamás he leído ningún artículo que lo diga así (…)”. Sin embargo resulta necesario precisar que, los comentarios de ambos autores no representan en realidad un consenso, sino más bien un disenso porque mientras el primero sostiene simplemente, que los blogs no son apropiados para la cuestión educativa, el segundo aboga por la conveniencia de su aplicabilidad, sobretodo, si se usan a la par de “(…) un largo etcétera.”, el cual, incluye herramientas como wikis, vídeos, presentaciones en PowerPoint, trabajos creados con hot potatoes y webquests “(…) sin pretender _agrega_ que ninguna sea mejor que la otra.”, cuando lo que está en discusión es la mayor adecuación de los blogs o los wikis para la educación. Sobre estos puntos de vista dos comentarios: a) Los blogs para la educación, ¿Serán apropiados o no? Planteado en estos términos el asunto que tratamos parece ser un dilema muy simple. ¿Los blogs funcionan o no funcionan para educar? El mismo De haro matiza la naturaleza categórica del mismo con el título de su artículo, Edublogs[11], ¿un medio poco apropiado?, el cual implica que algo tienen de rescatables para ese fin; y b) Sobre este largo etcétera de González Vargas, en lo personal, no creo que lo importante sea manejar mucho, sino manejar bien las herramientas que se utilizan. Aunque vistas con detalle las opiniones de ambos autores parezcan irreconciliables, más adelante descubriremos que ambos autores terminan concordando aún cuando ellos, probablemente, se quedaron con la impresión contraria.

En segundo lugar, De haro comenta las características más importantes de los blogs, a saber: a) Son extremadamente fáciles de usar; b) Su sistema de publicación es temporal, es decir, lo último que se publica es lo primero que aparece; c) Carece de herramientas capaces de alterar ese sistema de publicación para proponer una estructura distinta; d) Los artículos publicados _pots o entradas_ son independientes entre sí no pudiéndose, por ejemplo, subdividir un trabajo de cierta extensión en apartados más breves de forma clara y sencilla; e) Típicamente los hace una sola persona; y f) Las aportaciones de terceros son opiniones. No existe la posibilidad de colaborar directamente con la construcción de cada uno de los artículos.

De la lectura de tales aportaciones surge una pregunta ineludible: ¿Realmente es así? El autor asume que buscar formas para optimizar un blog _sobretodo en lo que atañe a la inmutabilidad de su estructura_ son artimañas que sólo traen como consecuencia la confusión por parte del lector. Su interlocutor, González Vargas, lo cuestiona: ¿Cómo pueden ser artimañas los recursos que el mismo blog proporciona a los blogers para optimizar sus páginas? Asumiendo por ahora, sólo hipotéticamente, que los blogs son equiparables a otras páginas de Internet, por ejemplo los wikis, y que por ello cabe la posibilidad de defenderlos e investirlos de las mismas ventajas que tienen estos, ¿Qué podríamos decir para validar esta supuesta equivalencia? Probablemente, diríamos algo como esto: a) Si es verdad que los blogs son tan fáciles de usar, ¿por qué entonces hay tantos blogs dedicados exclusivamente a ayudar a otros? ¿Y por qué hay tantas personas solicitando esa ayuda?; b) La función original de los blogs era, y sigue siendo en gran parte, servir de diario personal de quienes los administran; por ello, el sistema de publicación cronológico inverso representa una de sus características más distintivas. Debido a que este sistema es por ahora inmutable resulta innegable que los blogs estén en desventaja ante softwares como los wikis al menos en ese aspecto. En caso de que el educador desee usar esta herramienta como apoyo en sus clases, probablemente tendrá que buscar alternativas o innovar estrategias para aprovechar y sacar ventaja de ella; c) Difícilmente un blog podrá simular ser algo así como un libro en línea debido, precisamente, a su sistema de publicación. Si tal pretensión pueden lograrlo más fácilmente los wikis debido a la flexibilidad con que pueden construirse en ellos los índices temáticos, no sé hasta que punto sean también equiparables las páginas de Internet con los libros. La mayoría, creo, estaría de acuerdo en que los libros son tan diferentes del Internet como, probablemente, los blogs de los wikis, y ante tales diferencias, sería sensato preguntarse hasta que punto representan estas una desventaja o un rasgo distintivo que demanda un aprovechamiento más particular. En cualquier caso, los blogs no tienen porque ser tampoco la imagen de la anarquía en línea solamente porque no tengan como rasgo distintivo la posibilidad de estructurar con mayor flexibilidad sus contenidos. Los artículos, por ejemplo, pueden incluir una organización propia que aporte estructura al contenido que se presenta a través de aspectos tales como subtítulos, incisos, subincisos, etc.; además de que el autor del blog puede tomar la decisión de atomizar[12] los contenidos que publique; y d) Aunque los blogs no tengan la opción de ser vistos, editados y publicados por cualquier persona que navegue por la red, si tienen la opción de anexar autores o miembros al blog para que otras personas, además del administrador, puedan publicar y editar entradas. Es el caso, por ejemplo, de Blogger y WordPress. Quienes de esta forma colaboran para publicar desde un mismo blog todavía pueden buscar alternativas para que otras personas vayan integrándose a su equipo de publicación invitándolas, por ejemplo, a que escriban y envíen sus trabajos para su publicación.

De haro, después de describir las características más importantes que tiene un blog, afirma que éste es “(…) un tablón de anuncios, donde uno escribe y los demás miran y expresan su opinión”. Resulta curioso contrastar estas palabras con la definición que Javier de la Cueva, promotor de la enciclopedia libre universal, utiliza para explicar qué es un wiki: "Un gigantesco tablón de anuncios donde cualquiera puede poner sus notas, borrar o modificar las de otros o crear enlaces". Al final entonces, blogs y wikis pueden concebirse como dos clases de tablones de anuncios. ¿Cuál sería el criterio más conveniente para hacer una distinción entre ambas clases? No la ausencia de estructura como lo maneja De haro en su propuesta, sino el aspecto colaborativo, el cual difiere notoriamente al contrastar el trabajo que puede desarrollarse con ambas herramientas, si se toma como ventaja la opción que tienen los wikis de ser vistos, editados y publicados por cualquier persona que los visite[13] y que los blogs no tienen.

En tercer lugar De haro hace algunos comentarios que, a juicio personal, implican aspectos periféricos de su argumentación, no porque no sean importantes, sino porque son secundarios con relación al criterio de clase mencionado en el párrafo precedente entre ambas herramientas (aspecto colaborativo de los wikis): a) El orden cronológico no es el más importante en el desarrollo de nuestra labor, porque nuestra forma de aprender no tiene esa linealidad que se manifiesta tan evidentemente en el sistema de publicación de los blogs[14]; b) En la práctica, profesores y alumnos casi siempre se hayan inmersos, de manera simultánea, en el desarrollo de diversas materias y el carácter secuencial temporal de los blogs dificulta trabajar el conjunto de esas materias en un solo blog; y c) Es cierto que una información estructurada temáticamente, como puede establecerse en los wikis y no en los blogs, facilita la exploración de los contenidos que se presenten.

¿Pueden los blogs proponer algo diferente a las observaciones hechas por De haro? Si no pueden ser más colaborativos, ¿Pueden en cambio escapar a la condena plasmada en sus comentarios? No completamente. Veamos por qué: a) Definitivamente, al menos por ahora, los blogs sólo pueden presentar los posts en orden cronológico. Sobre las dificultades que este orden de publicación causa en el ámbito educativo González Vargas comenta: “Les he enseñado a mis alumnos a usar categorías y hacer índices temáticos, a usar adecuadamente el registro por fechas que suele estar a un costado y (…) ninguno de ellos se ha visto confundido o complicado (hasta ahora)”. Explicar las reglas que profesores y alumnos deberán seguir para trabajar adecuadamente antes de comenzar formalmente con cualquier proceso académico (encuadre) siempre resultará un paso importante, pero la cuestión a resolver aquí es sumamente simple: ¿orden cronológico u orden temático? Si los Blogs son ventajosos como “tablones de anuncios” lineales y las Wikis como “tablones de anuncios” organizados de acuerdo a la lógica de un contenido determinado, ¿Por qué no aprovechar las bondades de ambas herramientas? Conclusión semejante parecerá obvia, pero hallar la mejor forma de hacerlo quizá sea lo verdaderamente problemático; b) Debido al sistema de publicación de los blogs los últimos posts en publicarse aparecerán en primer lugar, pero los primeros posts en publicarse se encontrarán al final, lo cual _según De haro_, dificultará su localización por los estudiantes. ¿Hay alguna forma de evitar esta supuesta fugacidad de la información? Provisionalmente, si. Al explicar el encuadre a los alumnos o durante una sesión elegida especialmente para aclarar detalles técnicos puede indicárseles que al final de cada artículo podrán encontrar un hipervínculo que los conducirá al artículo que siga a continuación (algo parecido al método que usó Julio Cortazar en su novela Rayuela y que los libros especializados, atendiendo a la importancia de guiar al lector, también incluyen a modo de indicaciones sobre los contenidos más convenientes para seguir leyendo). Más aún: en algunos blogs ya es posible presentar en la sidebar un índice con los contenidos de la página en el orden que lo disponga su administrador, independientemente del orden cronológico en que aparezcan las entradas del blog; para ello, el que administra el blog puede usar la herramienta “vínculos” (que el mismo blog le proporciona y que por lo mismo no es una artimaña) o puede insertar como elemento de página un código html que permita visualizar en la sidebar un índice perfectamente funcional; c) Si el manejo de varias materias en un sólo blog puede resultar caótico, ¿Manejar varias materias en un solo wiki producirá el efecto contrario? Ciertamente, un solo wiki puede contener fácilmente varios índices que, en este caso, podrían corresponder a los contenidos de distintas materias, pero ¿por qué pretender saturar un espacio con materias que podrían ser tan distintas entre sí cuando puede destinarse para explotar, concienzudamente, una sola área de conocimiento a la vez?; y d) Curiosamente De haro parece priorizar el sistema de publicación de los blogs como desventaja ante otros softwares en lugar de atender al hecho de que los blogs, como sistemas colaborativos, presentan más limitaciones que los wikis.

¿Cuál es la conclusión de De haro? “Personalmente pienso que (los) blog(s) sólo puede(n) ser un elemento accesorio en la tarea docente entre alumnos y profesores. Hay medios mucho más eficientes, como los wikis, que permiten hacer lo mismo que (los) blogs, pero con un control total sobre la publicación de (los) contenidos, sin necesidad de utilizar trucos o estrictas normas de uso para que el trabajo sea productivo. Además de permitir aspectos desconocidos en los blogs como el análisis del desarrollo del producto final, pudiendo ver cómo han trabajado los alumnos en cada momento y conocer el proceso que han seguido durante el desarrollo de las actividades, gracias a la conservación del historial completo de cada página.” ¿Comentarios? Sin duda: a) De haro menciona que los blogs son accesorios para el desarrollo de las clases, pero en la modalidad presencial al menos ¿qué vendrían siendo entonces softwares como los wikis? Decir que son algo más que un apoyo para el trabajo escolar colocaría su postura en un terreno dudoso; por tanto, si los blogs son accesorios para maestros y estudiantes, tendríamos que decir lo mismo de los wikis, y viceversa, si dijéramos que los wikis son algo más que un apoyo para el proceso educativo. González Vargas comenta: “(…) toda herramienta tecnológica es siempre sólo accesoria en educación, porque lo verdaderamente importante es que los estudiantes aprendan, y para ello, se necesita planificar actividades significativas y estimulantes (…)”; b) La opción que permite a cualquier cibernauta ver y editar las páginas de los wikis es, indudablemente, su aspecto más relevante seguido por la flexibilidad que presentan para modificar el orden de publicación de sus contenidos; y c) Seguir, paso a paso, el desarrollo de los trabajos que pueden hacer los estudiantes en los blogs sí es posible gracias, precisamente, al orden cronológico de su sistema de publicación: la versión final del trabajo queda en primer lugar y sus versiones anteriores quedan debajo de ésta.

Hay una frase de De haro no obstante, con la cual estoy completamente de acuerdo: “Los Edublogs son necesarios para aportar conocimientos educativos en la red por parte de los profesores. Igualmente pueden ser interesantes como lugar público para la reflexión de los alumnos.”

Conclusiones

En su artículo Edublogs, ¿un medio poco apropiado? De haro expresa preocupado: “(…) debo ser de los pocos que comparte esta opinión puesto que la tónica general que se observa es la de potenciar los blogs educativos ensalzando sus virtudes para ser usados en la educación”. ¿Por qué De haro no ensalzó mejor las bondades de los wikis en lugar de criticar tanto a los blogs? Quizá porque el autor consideró que era más importante primero alertar sobre la “fragante falta de eficiencia” de los blogs, antes que potenciar él mismo a los wikis y su aplicabilidad en el ámbito educativo. Después de leer su artículo, al menos yo, me quedé con algunas dudas: ¿y los wikis? ¿Y las plataformas virtuales? ¿Cómo podemos quienes nos dedicamos a la educación aprovechar también las virtudes de esas otras herramientas? Las respuestas a tales preguntas, lógicamente, rebasan los límites de su artículo como también los del mío.

Blogs y wikis, ¿Se vale compararlos sin atender a sus rasgos distintivos? Yo creo que no. Si el orden cronológico del sistema de publicación de los blogs es parte esencial de lo que debe entenderse como un blog, lo mismo podría decirse del sistema colaborativo de los wikis, es decir, que se trata de un aspecto siempre inherente a su definición. A esto me refiero cuando digo que De haro pudo haber dado mayor importancia al aspecto colaborativo que permiten ambas herramientas en diversos grados como punto de comparación, que al control sobre la estructura de los contenidos a través de sus respectivos sistemas de publicación. Sin embargo, lo que de veras importa aquí, no es tanto cómo están utilizando los profesores estas herramientas, sino para qué las utilizan. Me explico: si yo, como profesor, considero que el trabajo colaborativo es esencial para generar el aprendizaje en mis estudiantes, resultará obvio que deberé inclinarme más por los wikis que por los blogs; si considero que el trabajo colaborativo es un aspecto importante, pero no esencial en lo que atañe al uso de las TIC para el desarrollo de mis clases, probablemente pueda optar por trabajar más con los blogs que con los wikis; en otras palabras, todo dependerá de los aspectos que considere más importantes para lograr el aprendizaje en mis estudiantes y del papel que decida asignarles a herramientas computacionales como los blogs o los wikis, los cuales (al menos en la modalidad presencial), siempre serán un apoyo, un soporte, para docentes y estudiantes.

Mi postura es que, por lo pronto, un trabajo recíproco entre wikis y blogs podría resultar bastante productivo para generar proyectos educativos con los estudiantes en la modalidad presencial. Que los blogs gocen actualmente de mayor popularidad es una ventaja que podría aprovecharse para vincularlos estratégicamente con los wikis y dar a conocer sus beneficios también. Esta conclusión, como podrá constatarlo el lector meticuloso que se dé tiempo para leer también los artículos de De haro y de González Vargas y compararlos con éste, no tiene nada de novedoso con respecto a lo que concluyen ellos. Los tres sostenemos una asociación pertinente, pero enfatizando aspectos distintos: a) De haro resalta lo poco adecuados que son los blogs educativos y concluye que siempre será mejor si se les asocia con los wikis como complementos de estos últimos; b) González Vargas defiende la aplicabilidad de los blogs en la educación, aunque admite que estos son parte únicamente de un vasto arsenal tecnológico potencialmente útil para la educación; y c) En mi caso, abogo por la complementariedad entre ambas herramientas cada vez que se use una de ellas como soporte de cualquier proceso educativo, lo cual, permitirá a los blogs retroalimentarse del aspecto colaborativo de los wikis, y a los wikis, retroalimentarse del orden cronológico que tienen los blogs para presentar los artículos.


El día que los blogs permitan manipular el orden de los pots tan sólo deslizando hipervínculos desde la página donde aparece el total de las entradas, proporcionen controles para crear tablas desde el panel de trabajo con facilidad y ofrezcan una herramienta para que el o los administradores del blog decidan si sus artículos pueden ser editados por otras personas o no, ese día, críticas como la de De haro o trabajos como éste no tendrán ningún sentido. Claro que si ese día llega me imagino que el nuevo problema a comentar en la red sería, por parte de quienes tenemos la inquietud de escribir, cómo deberían llamarse los blogs con esas nuevas propiedades: ¿Wiki-blogs o blogs-wikis?


Notas

[1] Eco, Umberto (2007). A paso de cangrejo. México: Debate.
[2] Tecnologías de la información y la comunicación. (2007, 30) de julio. Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 17:14, agosto 3, 2007 from http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Tecnolog%C3%ADas_de_la_informaci%C3%B3n_y_la_comunicaci%C3%B3n&oldid=10350775.
[3] Marquès Graells, Pere (2005). LAS TIC Y SUS APORTACIONES A LA SOCIEDAD. . Consultado en agosto 3, 2007 en http://dewey.uab.es/pmarques/tic.htm.
[4] Martín Lafuente, Diego (2007). ¿Qué es un Weblog?. Minid.net. Consultado en julio 24, 2007 en http://www.minid.net/que-es-un-weblog/
[5] De Luján Max, María (2007). II - Análisis - Parte 11. Se encuentran de otra manera. Consultado en julio 31, 2007 en http://receptoresalud-azul.blogspot.com/2007/07/ii-anlisis-parte-11-se-encuentran-de_24.html.
[6] Wiki. (2007, 25) de julio. Wikipedia, La enciclopedia libre. Fecha de consulta: 23:57, julio 31, 2007 from http://es.wikipedia.org/w/index.php?title=Wiki&oldid=10259915.
[7] Molist, Mercè (2002). WIKI: LA WEB MÁS PARTICIPATIVA . Consultado en julio 31, 2007 en http://ww2.grn.es/merce/2002/wiki.html.
[8] Falla Aroche, Stephanie (2006). ¿Qué es un Wiki? Maestros del web. Consultado en julio 24, 2007 en http://www.maestrosdelweb.com/editorial/queeswiki/
[9] De Haro, Juan José (2007). Edublogs, ¿un medio poco apropiado? Educa. Consultado en julio 24, 2007 en http://jjdeharo.blogspot.com/2007/04/edublogs-un-medio-poco-apropiado.html
[10] González Vargas, Benedicto (2007). Edublogs: un medio muy apropiado (En defensa de la Pedablogía). Educación y pedablogía para el siglo XXI. Consultado en julio 24, 2007 en http://pedablogia.wordpress.com/2007/06/04/edublogs-un-medio-muy-apropiado-en-defensa-de-la-pedablogia/
[11] Muchos cibernautas denominan “edublogs” a los blogs que tienen algún fin educativo.
[12] “(…) capítulos o artículos que pueden comenzar a leerse desde cualquier punto sin perder por ello el hilo global de la acción”. Casciari, Hernán (2005). El blog en la literatura. Un acercamiento estructural a la blogonovela. Telos. Consultado en julio 27, 2007 en http://www.campusred.net/telos/articulocuaderno.asp?idarticulo=5&rev=65
[13] Pero seamos justos: los wikis también proporcionan al administrador la opción de proteger sus páginas de cualquier modificación que un visitante que no sea miembro del sitio pretenda hacerles; y presentan además, la opción de crear un wiki privado, el cual ocasionalmente, genera un costo para el administrador que decida implementarla.
[14] Linealidad que no es absoluta porque un profesor bien organizado puede establecer de antemano el orden que considere más conveniente para los contenidos de su blog publicando, en primer lugar, los artículos que desea aparezcan al final del blog, y en segundo lugar, los artículos que desea aparezcan al inicio del mismo. Esta opción, desde luego, no es funcional para la mayoría de los blogs, pero el hecho de que si pueda serlo al menos para un solo tipo echa por tierra la intención de generalizar su linealidad. Véase un ejemplo aquí.

2 Comentarios:

gabriel francisco dijo...

Hay sofwares de base web más completos enfocados para la educación y la enseñanza. Agunos son integraciones de varias herramientas, como la de calendario, correo electrónico, foros, blogs, wikis, etc.
Entre ellas se puede enunciar campuscruicer, webct. También hay muchos programas en opensource, que no vale la pena reseñar porque no recuerdo. Supongo que entre mayores vías y herramientas de comunicación, habrá mayor feedback en el proceso educativo. Y realmente el éxito de una wiki de la wikipedia es que los usuarios estables se pueden comunicar por medio de alternativas como canles icr chat, lista de correos. En cuanto los blogs no son muy ideales para la escritura colaborativa en masa, como lo son la wikis, pero si son ideales para el desarrollo de una escritura personal.bla bla bla.

F dijo...

¡Muchas gracias por tu comentario y tus aportaciones Gabriel Francisco!



El contenido plasmado en este blog es producto de la reflexión de su autor, de sus colaboradores y de los pensadores que en él se citan. Cualquier semejanza con la realidad o alguna ficcón literaria, televisiva, psicótica paranoide o de cualquier otra índole es mera coincidencia

Periplos en red busca crear espacios intelectuales donde los universitarios y académicos expresen sus inquietudes en torno a diferentes temas, motivo por el cual, las opiniones e ideas que expresan los autores no reflejan necesariamente las de Periplos en red , porque son responsabilidad de quienes colaboran para el blog escribiendo sus artículos.



Periplos en Red

Grab this Headline Animator

 
Ir Abajo Ir Arriba